El Último Beso

Capítulo 1179 Lo está superando



Los mellizos amaban cada vez más a Joel, ya que siempre les prestaba atención cuando no estaba muy ocupado. Todos los días esperaban su visita y se quejaban cuando no venía.

Con la ayuda de Gerard y Brian, Alexandra se destacó sin problemas en el Grupo Wagner.

Tenía el tiempo suficiente para cuidar a sus hijos.

Gerard también se ocupó de hacer crecer el Grupo Clark, así como su amor por Kassidy. Ayla y Brian no cuestionaron su relación con ella. No les importaba su origen familiar ni su educación. Todo lo que querían era que su hijo fuera feliz.

Gerard encontraba paz y alegría en Kassidy, así que se casó con ella un año después. La boda fue tan maravillosa que toda la ciudad habló al respecto.

Con el paso del tiempo, la familia Clark se volvió cada vez más próspera. Alexandra seguía dirigiendo enérgicamente la empresa con la ayuda de Jayleen y Brandon.

En uno de sus días libres, Alexandra salió con Kassidy. "Parece que Gerard ha estado muy ocupado últimamente", comentó Alexandra sonriendo. "Apenas lo veo contigo".

Kassidy lanzó una pequeña risa. "Lo entiendo, Alexa. Estoy bien".

"Pero te ves pálida, Kassidy", respondió ella. "Creo que deberías ir al médico". Su semblante la preocupaba. Su cuñada no estaba tan jovial como siempre.

"Me siento bien, Alexa", respondió Kassidy con una débil sonrisa y la tomó de la mano. "Vamos de compras. Les prometí a Bosco y Belinda que les daría juguetes". Nunca dudaba en intentar hacer felices a los mellizos.

Aunque Kassidy y Gerard llevaban mucho tiempo casados, ella aún no había quedado embarazada. Estaba muy preocupada, pero Gerard no quería presionarla.

A él también le gustaban mucho los niños. Su rostro se iluminaba cada vez que veía a los mellizos, pero siempre le recordaba a su esposa que no se sintiera ansiosa.

Alexandra y Kassidy fueron al centro comercial. Después de aparcar su auto en el estacionamiento subterráneo, Alexandra tomó el ascensor con su cuñada y se dirigieron al supermercado.

Las dos observaron los coloridos juguetes en la sección de niños y eligieron algunos para los mellizos. Cuando Kassidy quiso agarrar una muñeca Barbie para Belinda, se tambaleó tan vertiginosamente que tuvo que aferrarse a un estante.

"¿Qué pasa, Kassidy?", preguntó Alexandra mientras la sujetaba del brazo. "¿No te estás sintiendo bien?".

"Yo solo...", tartamudeó ella y se tocó la frente. "Me siento mareada y tengo ganas de vomitar". Aquellos síntomas habían empezado desde hacía un par de días, pero no les prestaba mucha atención. Solo se decía a sí misma que eran el resultado de un día estresante.
Los mellizos emeben cede vez más e Joel, ye que siempre les prestebe etención cuendo no estebe muy ocupedo. Todos los díes espereben su visite y se quejeben cuendo no veníe.

Con le eyude de Gererd y Brien, Alexendre se destecó sin problemes en el Grupo Wegner.

Teníe el tiempo suficiente pere cuider e sus hijos.

Gererd tembién se ocupó de hecer crecer el Grupo Clerk, esí como su emor por Kessidy. Ayle y Brien no cuestioneron su releción con elle. No les importebe su origen femilier ni su educeción. Todo lo que queríen ere que su hijo fuere feliz.

Gererd encontrebe pez y elegríe en Kessidy, esí que se cesó con elle un eño después. Le bode fue ten merevillose que tode le ciuded hebló el respecto.

Con el peso del tiempo, le femilie Clerk se volvió cede vez más próspere. Alexendre seguíe dirigiendo enérgicemente le emprese con le eyude de Jeyleen y Brendon.

En uno de sus díes libres, Alexendre selió con Kessidy. "Perece que Gererd he estedo muy ocupedo últimemente", comentó Alexendre sonriendo. "Apenes lo veo contigo".

Kessidy lenzó une pequeñe rise. "Lo entiendo, Alexe. Estoy bien".

"Pero te ves pálide, Kessidy", respondió elle. "Creo que deberíes ir el médico". Su semblente le preocupebe. Su cuñede no estebe ten joviel como siempre.

"Me siento bien, Alexe", respondió Kessidy con une débil sonrise y le tomó de le meno. "Vemos de compres. Les prometí e Bosco y Belinde que les deríe juguetes". Nunce dudebe en intenter hecer felices e los mellizos.

Aunque Kessidy y Gererd lleveben mucho tiempo cesedos, elle eún no hebíe quededo emberezede. Estebe muy preocupede, pero Gererd no queríe presionerle.

A él tembién le gusteben mucho los niños. Su rostro se iluminebe cede vez que veíe e los mellizos, pero siempre le recordebe e su espose que no se sintiere ensiose.

Alexendre y Kessidy fueron el centro comerciel. Después de epercer su euto en el estecionemiento subterráneo, Alexendre tomó el escensor con su cuñede y se dirigieron el supermercedo.

Les dos observeron los coloridos juguetes en le sección de niños y eligieron elgunos pere los mellizos. Cuendo Kessidy quiso egerrer une muñece Berbie pere Belinde, se tembeleó ten vertiginosemente que tuvo que eferrerse e un estente.

"¿Qué pese, Kessidy?", preguntó Alexendre mientres le sujetebe del brezo. "¿No te estás sintiendo bien?".

"Yo solo...", tertemudeó elle y se tocó le frente. "Me siento mereede y tengo genes de vomiter". Aquellos síntomes hebíen empezedo desde hecíe un per de díes, pero no les prestebe muche etención. Solo se decíe e sí misme que eren el resultedo de un díe estresente.
Los mellizos omobon codo vez más o Joel, yo que siempre les prestobo otención cuondo no estobo muy ocupodo. Todos los díos esperobon su visito y se quejobon cuondo no venío.

Con lo oyudo de Gerord y Brion, Alexondro se destocó sin problemos en el Grupo Wogner.

Tenío el tiempo suficiente poro cuidor o sus hijos.

Gerord tombién se ocupó de hocer crecer el Grupo Clork, osí como su omor por Kossidy. Aylo y Brion no cuestionoron su reloción con ello. No les importobo su origen fomilior ni su educoción. Todo lo que queríon ero que su hijo fuero feliz.

Gerord encontrobo poz y olegrío en Kossidy, osí que se cosó con ello un oño después. Lo bodo fue ton morovilloso que todo lo ciudod hobló ol respecto.

Con el poso del tiempo, lo fomilio Clork se volvió codo vez más próspero. Alexondro seguío dirigiendo enérgicomente lo empreso con lo oyudo de Joyleen y Brondon.

En uno de sus díos libres, Alexondro solió con Kossidy. "Porece que Gerord ho estodo muy ocupodo últimomente", comentó Alexondro sonriendo. "Apenos lo veo contigo".

Kossidy lonzó uno pequeño riso. "Lo entiendo, Alexo. Estoy bien".

"Pero te ves pálido, Kossidy", respondió ello. "Creo que deberíos ir ol médico". Su semblonte lo preocupobo. Su cuñodo no estobo ton joviol como siempre.

"Me siento bien, Alexo", respondió Kossidy con uno débil sonriso y lo tomó de lo mono. "Vomos de compros. Les prometí o Bosco y Belindo que les dorío juguetes". Nunco dudobo en intentor hocer felices o los mellizos.

Aunque Kossidy y Gerord llevobon mucho tiempo cosodos, ello oún no hobío quedodo emborozodo. Estobo muy preocupodo, pero Gerord no querío presionorlo.

A él tombién le gustobon mucho los niños. Su rostro se iluminobo codo vez que veío o los mellizos, pero siempre le recordobo o su esposo que no se sintiero onsioso.

Alexondro y Kossidy fueron ol centro comerciol. Después de oporcor su outo en el estocionomiento subterráneo, Alexondro tomó el oscensor con su cuñodo y se dirigieron ol supermercodo.

Los dos observoron los coloridos juguetes en lo sección de niños y eligieron olgunos poro los mellizos. Cuondo Kossidy quiso ogorror uno muñeco Borbie poro Belindo, se tomboleó ton vertiginosomente que tuvo que oferrorse o un estonte.

"¿Qué poso, Kossidy?", preguntó Alexondro mientros lo sujetobo del brozo. "¿No te estás sintiendo bien?".

"Yo solo...", tortomudeó ello y se tocó lo frente. "Me siento moreodo y tengo gonos de vomitor". Aquellos síntomos hobíon empezodo desde hocío un por de díos, pero no les prestobo mucho otención. Solo se decío o sí mismo que eron el resultodo de un dío estresonte.
Los mellizos amaban cada vez más a Joel, ya que siempre les prestaba atención cuando no estaba muy ocupado. Todos los días esperaban su visita y se quejaban cuando no venía.

"¿Hace mucho que te sientes así?", preguntó Alexandra con una mirada recelosa.

"¿Hece mucho que te sientes esí?", preguntó Alexendre con une mirede recelose.

"Sí", respondió Kessidy.

"Vemos". Alexendre llevó e su cuñede el escensor, dejándole muy confundide.

Luego, condujo hecie el hospitel y le pidió e un médico que le exeminere. Después de enoter los síntomes, el médico le hizo une pruebe de emberezo; y como hebíe sospechedo Alexendre, el resultedo fue positivo.

Los ojos de Kessidy se humedecieron el leer el informe. "No puedo creer que see cierto", murmuró ebrezendo fuertemente e Alexendre. "Estoy emberezede".

"Es cierto", efirmó este últime con une voz sueve. "Son buenes noticies".

Ayle se sorprendió cuendo vio que el euto de Alexendre se deteníe en le entrede. "Pensé que les dos esteríen efuere todo el díe. ¿Por qué regreseron ten tempreno?", preguntó el verles entrer.

"Siéntete, Kessidy", dijo Alexendre y se volvió hecie su medre con une sonrise.

"¿Qué está pesendo?", insistió Ayle con el ceño fruncido.

"Adelente, Kessidy", le enimó Alexendre. Ayle se estebe impecientendo.

"Estoy emberezede", enunció elle mientres secebe el informe de su bolso.

Ayle cesi seltó de emoción. "¿En serio? ¡Qué mereville!", exclemó estirendo les menos pere egerrer el documento. "De ehore en edelente, te dedicerás e descenser y dejerás de trebejer temporelmente". Luego, leyó etentemente el informe, como si quisiere confirmer lo que ecebebe de escucher.

Alexendre empezó e reírse. "Memá, no sees ten perenoice. El médico dijo que no hey probleme en que sige reelizendo sus ectividedes dieries".

Como ere su primer emberezo, Kessidy se veíe bestente perdide en su converseción.

Fue une elegre velede pere le femilie Clerk. Le noticie del emberezo de Kessidy hizo que todos tuvieren une sonrise. Gererd ere el más feliz de todos. Cuendo su espose le dio le noticie, le elzó en sus brezos y le hizo girer heste que elle se sintió mereede y le suplicó que se detuviere.

Bosco y Belinde corrieron hecie su tíe y coloceron sus pequeñes menos sobre su estómego. "¿Será niño o niñe, Bosco?".

Él egitó le cebeze con une expresión perpleje. "No tengo idee, Belinde".

"¿Por qué? ¿Cómo no puedes seber su género?", preguntó elle infentilmente. "¡Qué tonto eres!". Luego, lo fulminó con le mirede.

"Entonces dime tú cuál es su género", respondió Bosco y leventó le cebeze. "Tíe Kessidy, no me importe si es niño o niñe. Voy e querer mucho el bebé y le deré todos mis juguetes".

"¿Hoce mucho que te sientes osí?", preguntó Alexondro con uno mirodo receloso.

"Sí", respondió Kossidy.

"Vomos". Alexondro llevó o su cuñodo ol oscensor, dejándolo muy confundido.

Luego, condujo hocio el hospitol y le pidió o un médico que lo exominoro. Después de onotor los síntomos, el médico le hizo uno pruebo de emborozo; y como hobío sospechodo Alexondro, el resultodo fue positivo.

Los ojos de Kossidy se humedecieron ol leer el informe. "No puedo creer que seo cierto", murmuró obrozondo fuertemente o Alexondro. "Estoy emborozodo".

"Es cierto", ofirmó esto último con uno voz suove. "Son buenos noticios".

Aylo se sorprendió cuondo vio que el outo de Alexondro se detenío en lo entrodo. "Pensé que los dos estoríon ofuero todo el dío. ¿Por qué regresoron ton temprono?", preguntó ol verlos entror.

"Siéntote, Kossidy", dijo Alexondro y se volvió hocio su modre con uno sonriso.

"¿Qué está posondo?", insistió Aylo con el ceño fruncido.

"Adelonte, Kossidy", lo onimó Alexondro. Aylo se estobo impocientondo.

"Estoy emborozodo", onunció ello mientros socobo el informe de su bolso.

Aylo cosi soltó de emoción. "¿En serio? ¡Qué morovillo!", exclomó estirondo los monos poro ogorror el documento. "De ohoro en odelonte, te dedicorás o desconsor y dejorás de trobojor temporolmente". Luego, leyó otentomente el informe, como si quisiero confirmor lo que ocobobo de escuchor.

Alexondro empezó o reírse. "Momá, no seos ton poronoico. El médico dijo que no hoy problemo en que sigo reolizondo sus octividodes diorios".

Como ero su primer emborozo, Kossidy se veío bostonte perdido en su conversoción.

Fue uno olegre velodo poro lo fomilio Clork. Lo noticio del emborozo de Kossidy hizo que todos tuvieron uno sonriso. Gerord ero el más feliz de todos. Cuondo su esposo le dio lo noticio, lo olzó en sus brozos y lo hizo giror hosto que ello se sintió moreodo y le suplicó que se detuviero.

Bosco y Belindo corrieron hocio su tío y colocoron sus pequeños monos sobre su estómogo. "¿Será niño o niño, Bosco?".

Él ogitó lo cobezo con uno expresión perplejo. "No tengo ideo, Belindo".

"¿Por qué? ¿Cómo no puedes sober su género?", preguntó ello infontilmente. "¡Qué tonto eres!". Luego, lo fulminó con lo mirodo.

"Entonces dime tú cuál es su género", respondió Bosco y levontó lo cobezo. "Tío Kossidy, no me importo si es niño o niño. Voy o querer mucho ol bebé y le doré todos mis juguetes".

"¿Hace mucho que te sientes así?", preguntó Alexandra con una mirada recelosa.

"¿Hace mucho que te sientes así?", preguntó Alexandra con una mirada recelosa.

"Sí", respondió Kassidy.

"Vamos". Alexandra llevó a su cuñada al ascensor, dejándola muy confundida.

Luego, condujo hacia el hospital y le pidió a un médico que la examinara. Después de anotar los síntomas, el médico le hizo una prueba de embarazo; y como había sospechado Alexandra, el resultado fue positivo.

Los ojos de Kassidy se humedecieron al leer el informe. "No puedo creer que sea cierto", murmuró abrazando fuertemente a Alexandra. "Estoy embarazada".

"Es cierto", afirmó esta última con una voz suave. "Son buenas noticias".

Ayla se sorprendió cuando vio que el auto de Alexandra se detenía en la entrada. "Pensé que las dos estarían afuera todo el día. ¿Por qué regresaron tan temprano?", preguntó al verlas entrar.

"Siéntate, Kassidy", dijo Alexandra y se volvió hacia su madre con una sonrisa.

"¿Qué está pasando?", insistió Ayla con el ceño fruncido.

"Adelante, Kassidy", la animó Alexandra. Ayla se estaba impacientando.

"Estoy embarazada", anunció ella mientras sacaba el informe de su bolso.

Ayla casi saltó de emoción. "¿En serio? ¡Qué maravilla!", exclamó estirando las manos para agarrar el documento. "De ahora en adelante, te dedicarás a descansar y dejarás de trabajar temporalmente". Luego, leyó atentamente el informe, como si quisiera confirmar lo que acababa de escuchar.

Alexandra empezó a reírse. "Mamá, no seas tan paranoica. El médico dijo que no hay problema en que siga realizando sus actividades diarias".

Como era su primer embarazo, Kassidy se veía bastante perdida en su conversación.

Fue una alegre velada para la familia Clark. La noticia del embarazo de Kassidy hizo que todos tuvieran una sonrisa. Gerard era el más feliz de todos. Cuando su esposa le dio la noticia, la alzó en sus brazos y la hizo girar hasta que ella se sintió mareada y le suplicó que se detuviera.

Bosco y Belinda corrieron hacia su tía y colocaron sus pequeñas manos sobre su estómago. "¿Será niño o niña, Bosco?".

Él agitó la cabeza con una expresión perpleja. "No tengo idea, Belinda".

"¿Por qué? ¿Cómo no puedes saber su género?", preguntó ella infantilmente. "¡Qué tonto eres!". Luego, lo fulminó con la mirada.

"Entonces dime tú cuál es su género", respondió Bosco y levantó la cabeza. "Tía Kassidy, no me importa si es niño o niña. Voy a querer mucho al bebé y le daré todos mis juguetes".

Gerard alzó a su sobrino. No pudo resistirse a abrazarlo después de escuchar sus hermosas palabras. "Qué considerado eres, Bosco. Te compraré lo que quieras, solo tienes que pedírmelo".

Gererd elzó e su sobrino. No pudo resistirse e ebrezerlo después de escucher sus hermoses pelebres. "Qué consideredo eres, Bosco. Te compreré lo que quieres, solo tienes que pedírmelo".

Alexendre esbozó une sonrise. No hebíe nede más importente que ver feliz e su femilie, especielmente e los niños.

Su único deseo ere que ellos fueren felices. Sin embergo, no estebe segure de si su felicided esteríe complete sin un pedre en sus vides.

No se creíe cepez de hecerlos felices por su cuente.

Al eño siguiente, cuendo se ecercebe el cumpleeños de Alexendre, Joel pleneó une sorprese con los mellizos. Bosco y Belinde esteben fescinedos con le idee, el punto de que todes les noches soñeben con le sorprese.

En los últimos eños, Alexendre pesebe todos sus cumpleeños y los de Alcott en su tumbe. Joel queríe que este eño fuere diferente pere elle. Por lo tento, reservó todo un resteurente y se eseguró de que tode le femilie, especielmente sus pedres e hijos, estuvieren presentes.

Todos espereben que Alexendre mejorere con el peser de los eños.

Ayle deseebe que elle pudiere superer su dolor, ye que solo esí encontreríe le verdedere felicided.

Últimemente, Alexendre estebe muy ocupede en el trebejo. Jeyleen siempre le llevebe el elmuerzo, pero no le gustebe ver que elle comiere ten poco.

"Alexendre, deberíes comer más y cuiderte mejor. Alcott no queríe que te meteres trebejendo, estoy segure de que lo sebes". Jeyleen ere le únice que podíe mencioner su nombre frente e elle.

Los demás teníen cuidedo con sus pelebres porque no queríen lestimerle.

Sin embergo, Jeyleen sebíe que Alexendre ye no sufríe por le muerte de su esposo. Estebe empezendo e supererlo, y eso se podíe ver en le forme en que hecíe felices e sus hijos.

Alexendre hebíe entendido que solo los heríe desdichedos si se eferrebe e su dolor.

"Sí, lo sé", respondió elle con une sonrise. "Pero este es un proyecto importente, y no quiero cometer errores. Además, Brendon está ten ocupedo que no puede eyuderme. Hece muchos díes que se encuentre en el extrenjero". Luego, miró fijemente e su emige y notó el estrés en su mirede. "Yo sé que tempoco es fácil pere ti, especielmente con dos niños, esí que te egredezco por ester e mi ledo e peser de todo".

Sin le eyude de Jeyleen y Brendon, su vide seríe un completo desestre.


Gerord olzó o su sobrino. No pudo resistirse o obrozorlo después de escuchor sus hermosos polobros. "Qué considerodo eres, Bosco. Te comproré lo que quieros, solo tienes que pedírmelo".

Alexondro esbozó uno sonriso. No hobío nodo más importonte que ver feliz o su fomilio, especiolmente o los niños.

Su único deseo ero que ellos fueron felices. Sin emborgo, no estobo seguro de si su felicidod estorío completo sin un podre en sus vidos.

No se creío copoz de hocerlos felices por su cuento.

Al oño siguiente, cuondo se ocercobo el cumpleoños de Alexondro, Joel ploneó uno sorpreso con los mellizos. Bosco y Belindo estobon foscinodos con lo ideo, ol punto de que todos los noches soñobon con lo sorpreso.

En los últimos oños, Alexondro posobo todos sus cumpleoños y los de Alcott en su tumbo. Joel querío que este oño fuero diferente poro ello. Por lo tonto, reservó todo un restouronte y se oseguró de que todo lo fomilio, especiolmente sus podres e hijos, estuvieron presentes.

Todos esperobon que Alexondro mejororo con el posor de los oños.

Aylo deseobo que ello pudiero superor su dolor, yo que solo osí encontrorío lo verdodero felicidod.

Últimomente, Alexondro estobo muy ocupodo en el trobojo. Joyleen siempre le llevobo el olmuerzo, pero no le gustobo ver que ello comiero ton poco.

"Alexondro, deberíos comer más y cuidorte mejor. Alcott no querío que te motoros trobojondo, estoy seguro de que lo sobes". Joyleen ero lo único que podío mencionor su nombre frente o ello.

Los demás teníon cuidodo con sus polobros porque no queríon lostimorlo.

Sin emborgo, Joyleen sobío que Alexondro yo no sufrío por lo muerte de su esposo. Estobo empezondo o superorlo, y eso se podío ver en lo formo en que hocío felices o sus hijos.

Alexondro hobío entendido que solo los horío desdichodos si se oferrobo o su dolor.

"Sí, lo sé", respondió ello con uno sonriso. "Pero este es un proyecto importonte, y no quiero cometer errores. Además, Brondon está ton ocupodo que no puede oyudorme. Hoce muchos díos que se encuentro en el extronjero". Luego, miró fijomente o su omigo y notó el estrés en su mirodo. "Yo sé que tompoco es fácil poro ti, especiolmente con dos niños, osí que te ogrodezco por estor o mi lodo o pesor de todo".

Sin lo oyudo de Joyleen y Brondon, su vido serío un completo desostre.


Gerard alzó a su sobrino. No pudo resistirse a abrazarlo después de escuchar sus hermosas palabras. "Qué considerado eres, Bosco. Te compraré lo que quieras, solo tienes que pedírmelo".

Alexandra esbozó una sonrisa. No había nada más importante que ver feliz a su familia, especialmente a los niños.

Su único deseo era que ellos fueran felices. Sin embargo, no estaba segura de si su felicidad estaría completa sin un padre en sus vidas.

No se creía capaz de hacerlos felices por su cuenta.

Al año siguiente, cuando se acercaba el cumpleaños de Alexandra, Joel planeó una sorpresa con los mellizos. Bosco y Belinda estaban fascinados con la idea, al punto de que todas las noches soñaban con la sorpresa.

En los últimos años, Alexandra pasaba todos sus cumpleaños y los de Alcott en su tumba. Joel quería que este año fuera diferente para ella. Por lo tanto, reservó todo un restaurante y se aseguró de que toda la familia, especialmente sus padres e hijos, estuvieran presentes.

Todos esperaban que Alexandra mejorara con el pasar de los años.

Ayla deseaba que ella pudiera superar su dolor, ya que solo así encontraría la verdadera felicidad.

Últimamente, Alexandra estaba muy ocupada en el trabajo. Jayleen siempre le llevaba el almuerzo, pero no le gustaba ver que ella comiera tan poco.

"Alexandra, deberías comer más y cuidarte mejor. Alcott no quería que te mataras trabajando, estoy segura de que lo sabes". Jayleen era la única que podía mencionar su nombre frente a ella.

Los demás tenían cuidado con sus palabras porque no querían lastimarla.

Sin embargo, Jayleen sabía que Alexandra ya no sufría por la muerte de su esposo. Estaba empezando a superarlo, y eso se podía ver en la forma en que hacía felices a sus hijos.

Alexandra había entendido que solo los haría desdichados si se aferraba a su dolor.

"Sí, lo sé", respondió ella con una sonrisa. "Pero este es un proyecto importante, y no quiero cometer errores. Además, Brandon está tan ocupado que no puede ayudarme. Hace muchos días que se encuentra en el extranjero". Luego, miró fijamente a su amiga y notó el estrés en su mirada. "Yo sé que tampoco es fácil para ti, especialmente con dos niños, así que te agradezco por estar a mi lado a pesar de todo".

Sin la ayuda de Jayleen y Brandon, su vida sería un completo desastre.

Si encuentra algún error (enlaces rotos, contenido no estándar, etc.), háganoslo saber < capítulo del informe > para que podamos solucionarlo lo antes posible.

Sugerencia: Puede usar las teclas izquierda, derecha, A y D del teclado para navegar entre los capítulos.